La otra orilla

[…] Destaca en esta obra la edición cuidada, el lenguaje poético y la gran calidad de las ilustraciones. Personajes y paisajes son pintados en témpera

Reseña

Título: La otra orilla
Texto e ilustraciones: Marta Carrasco.

Editorial Ediciones Ekaré.
ISBN: 9788493486365

 

 

               “El río suena día y noche con su murmullo de piedras” Así abre el relato de Graciela, una dulce niña que narra con palabras sencillas esta historia sobre el sinsentido de los prejuicios y el miedo a la diferencia.

En su casa, junto al río, transcurre una vida apacible de ocupaciones simples: su madre canta mientras lava, su padre despliega las redes de pesca, su hermano pequeño juega con las piedras del río, su abuela teje. Graciela merodea junto a la orilla, mientras algunas
gallinas picotean, y un perro duerme plácidamente al sol.

A lo lejos, en la otra orilla, se divisa un poblado. Está prohibido acercarse a él. “Son distintos” – le dice su madre. Graciela se pregunta: “¿qué dirán de nosotros?” Su curiosidad aumenta cuando un niño le hace señas y la invita a cruzar. Tiene miedo, pero al llegar, las tibias manos de Nicolás le alientan a seguir. Efectivamente, allá todo parece distinto: otros peinados, muchos colores y gritos. Pero la niña descubre con gran satisfacción que el olor a pan recién horneado y el calor de hogar son los mismos.

A partir de esta amistad secreta entre Graciela y Nicolás -que sueñan con la esperanza, la convicción y la inocencia con que sueñan los niños- comienza a levantarse un puente que los adultos no han sido capaces de construir. Destaca en esta obra la edición cuidada, el lenguaje poético y la gran calidad de las ilustraciones. Personajes y paisajes son pintados en témpera sobre cartón piedra, que revela su textura contra una pincelada suelta, sutil, y a la vez muy expresiva. Los colores que predominan – suaves azules, verdes y blancos – contrastan contra el fondo gris del cartón y la piel color canela de la protagonista. Las líneas -sinuosas, onduladas, sugestivas- van retratando con delicadeza y ternura a cada personaje.

El uso del lenguaje es rítmico y sugerente. Su cadencia apacible resuena como el caudal del río chocando contra la orilla. Un álbum entrañable de principio a fin de la excelente artista chilena Marta Carrasco.

 

Constanza Inés Ried Silva.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *